Starbucks se enfrenta a una demanda de 90 millones de euros por incumplir una promoción que regalaba café con hielo


Nueva York.- 

Los intentos de la cadena norteamericana Starbucks de promocionar sus productos a través de la oferta de una bebida gratuita parece habérsele escapado de las manos.

Según informa la versión digital de la cadena británica BBC, el origen de la polémica es el siguiente: Starbucks decidió iniciar una promoción de sus productos a través de una campaña de mailing dirigida a sus empleados del sureste de los EE UU. Estos mails contenían instrucciones para reenviar la oferta a familiares y amigos. Un claro intento de promocionar la marca y sus productos por vías alternativas a la publicidad tradicional (el conocido como marketing viral).

Una abogada mantiene que el rechazo de la compañía a todas aquellas personas que acudieron en busca de la prometida bebida gratuita equivale a 114 millones de dólares (unos 90 millones de euros).

Como suele pasar en internet, cuyo rápido desarrollo ha inaugurado la conocida como sociedad en red, el mail promocional pronto perdió el control y comenzó a saltar de correo en correo, siendo enviado a millones de personas a lo largo y ancho del país. Asimismo, la oferta fue colgada en diferentes páginas web.

Cuando Starbucks se dio cuenta de a cuanta gente había llegado su oferta, decidió anular la promoción. Pero ya fue demasiado tarde: uno de los clientes de la cadena se sintió tan engañado que decidió denunciar a Starbucks. Éste acusa a la empresa de fraude e intenta recoger apoyos de más personas que se hayan sentido timadas. Pese a todo, expertos en legislación no creen que la demanda tenga muchas posibilidades de prosperar.

Antecedentes

No es la primera vez que una campaña de este tipo se le va de las manos a la empresa promotora: muchos están comparando el caso de Starbucks con uno de MacDonald's ocurrido hace unos años. En aquel caso, la cadena de comida rápida fue demandada por una mujer que se quemó tras salpicarse con una taza de café caliente.

La cliente adujo que el café estaba demasiado caliente: la compañía acabó perdiendo el litigio y estuvo obligada a pagar tres millones de dólares (algo más de 2,3 millones de euros) por daños a la mujer.

Actualmente, las tazas de café de cadenas como McDonald's, Starbucks u otras compañías estadounidenses llevan una etiqueta similar a la de los paquetes de cigarrillos que advierte al consumidor del peligro que corre si no consume adecuadamente la bebida que ha comprado.

Font: ADN

14-09-2006


Les opinions d'aquesta noticia estan tancades al tenir més d'un any d'antiguetat.

Visita el nostre
blog: Una mirada
crítica a l'actualitat

image image

Vols rebre els nostres titulars per correu-e? Clic aquí!

Fundat el 1998

II època

image