Un científico sueco afirma haberse quemado el pene con su ordenador portátil


París.- 

Jugar o trabajar demasiado tiempo con un ordenador portátil colocado sobre las rodillas puede tener consecuencias inesperadas y dolorosas. Al menos, es la conclusión que se desprende de la historia de Claes-Goran Ostenson, científico del Institut Karolinska de Estocolmo, y que ha sido publicada en la prestigiosa revista científica Lancet.

La víctima, un hombre de 50 años, explica en una carta que estuvo sentado en el sillón de su casa -enfrascado en la redacción de un informe- una hora aproximadamente. Al día siguiente comenzó a desarrollar unas dolorosas ampollas sobre el pene y el escroto, que se infectaron más tarde. Después desaparecieron sin requerir medicación.

El investigador recuerda haber desplazado ligeramente el ordenador, tras sentir molestias y quemazón. Y subraya que los manuales de los ordenadores portátiles recomiendan no colocarse el aparato directamente sobre la piel, pero que él iba vestido y, a pesar de ello, también sufrió las consecuencias.



Font: La Vanguardia

22-11-2002


Opinions dels usuaris sobre aquesta notícia:

Opinió de l'usuari: k hijo putaa!
guijarro, 28/03/2010


Les opinions d'aquesta noticia estan tancades al tenir més d'un any d'antiguetat.

Visita el nostre
blog: Una mirada
crítica a l'actualitat

image image

Vols rebre els nostres titulars per correu-e? Clic aquí!

Fundat el 1998

II època

image