Un malagueño que mató a su mujer y su suegra y dijo que las confundió con avestruces, al psiquiátrico


Málaga.- 

Las acusaciones y la defensa del hombre acusado de matar a su mujer y a su suegra e intentarlo con sus hijos tras, según dijo, confundirlos con avestruces que lo atacaban, han acordado el internamiento del procesado en un centro psiquiátrico, al considerar que sufre un trastorno mental transitorio. El juicio, que se celebró hoy en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, ha quedado visto para sentencia.

Este acuerdo se ha producido después de que la acusación particular, en representación de la familia, modificara su escrito de calificación inicial en el que solicitaba una pena de 70 años de prisión. La letrada, Adela Utrera, ha argumentado la modificación de sus conclusiones en que con la edad del acusado, 64 años, y ante la posibilidad de recursos ante el Tribunal Supremo, el hombre podría cumplir los 70 años y su ingreso en prisión podría verse limitado "por motivos humanitarios".

Al menos 10 años de internamiento

Además, Utrera ha señalado que con esta medida se consigue que entre en un centro psiquiátrico y no se reproduzca "un riesgo sobre los hijos del procesado", además de que consigue "dar agilidad a la justicia". "Me ha tocado aceptar la inimputabilidad", ha subrayado la letrada.

En sus conclusiones definitivas, la acusación particular ha solicitado que se le interne en un centro psiquiátrico penitenciario durante no menos de 10 años --el mismo tiempo que pide el fiscal-- y que se dicte un alejamiento de la familia de las víctimas y, en concreto de sus hijos, durante el mismo periodo. El fiscal ha mantenido su escrito y la defensa se ha adherido a la petición de la acusación particular y del ministerio público, que además pide 171.100 euros de indemnización.

Los hechos sucedieron la madrugada del 11 de enero de 2001 cuando el hombre se levantó de la cama y "al creerse atacado por avestruces" cogió un hacha y un martillo y la emprendió a golpes con su mujer, que estaba dormida, y con su suegra, así como con sus dos hijos, tras lo que trató de suicidarse tirándose al vacío.

La hipótesis de la parasomnia

El acusado, que está en tratamiento psiquiátrico, afirma no recordar nada de esa noche, mientras que sus hijos han relatado que ambos se despertaron al sentir golpes y que vieron a su padre atacándoles. Ambos han insistido en que las relaciones en la familia eran buenas y que su padre estaba en ese momento "normal" y hablaba "con sus hijos y no con avestruces", como el procesado declaró durante la instrucción del caso.

Los tres peritos que hicieron un informe sobre el acusado dijeron que es difícil que una persona bajo los efectos de la parasomnia --un trastorno de la conducta durante el sueño asociado con episodios breves o parciales de despertar-- pueda mantener un diálogo y que si lo hace el lenguaje es "totalmente ininteligible", extremo que no se cumplió en el caso del acusado.

Por su parte, los forenses han indicado que su diagnóstico de parasomnia fue por "exclusión" al no poder dar explicación científica al comportamiento del acusado esa noche y señalaron que era compatible con una trastorno mental transitorio, diagnosticado por un psiquiatra en otro de los informes de la causa.

Fuente: El Periódico/Agencias

01-02-2007


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image