Un periodista burla los controles aéreos de Roma y Milán y sube a dos aviones con un cuchillo


Roma.- 

Un periodista del diario italiano La Repubblica ha logrado burlar dos veces en pocas horas los controles de seguridad de los aeropuertos de Roma y Milán, donde ha embarcado con un afilado cuchillo de hoja cerámica, que ha exhibido en el avión sin que nadie se diera cuenta.

El periodista Massimo Lugli llevaba metido en la cintura del pantalón, por la espalda, un cuchillo japonés "afilado como una cuchilla de afeitar", con una hoja de ocho centímetros realizada en material cerámico, que "se vende en cualquier tienda especializada", según informa hoy el diario.

Ese tipo de cuchillo, que pasa inadvertido en los detectores de metal, "habría sido blandido, según las hipótesis más probables, por los terroristas del 11 de septiembre de 2001 para desviar al menos uno de los aviones" en Estados Unidos.

Registro personal

Lugli cuenta como con ese arma logró pasar sin problemas los controles de seguridad del aeropuerto de Fiumicino en Roma y Linate en Milán, a pesar de que fue registrado por los encargados de la seguridad.

El presidente del Ente Nacional para la Aviación Civil (ENAC), Vito Riggio, entrevistado hoy por el canal de televisión Sky TG24, ha asegurado que ese tipo de armas de hoja cerámica solo se detectan con un registro personal. Sin embargo, son "millones de personas" las que pasan por los aeropuertos y "si debiésemos hacer un registro personal a todos, está claro que el sistema no funcionaría", es algo "casi imposible", ha dicho.

Riggio ha explicado que los sistemas de seguridad se basan en registros "por muestras", aleatorios cada cierto número de pasajeros, y "hasta aquí todo ha funcionado".

Los dos viajes, ayer

Los dos viajes del periodista se produjeron ayer, el primero desde Roma, donde al pasar por el detector de metales la máquina sonó: "Quizás la alianza que llevo en el dedo, quizás el reloj en metal, seguro que no el puñal," ha dicho. Lugli cuenta cómo fue registrado tanto con el detector de metales portátil como por un responsable de seguridad, que sin embargo no descubrió el cuchillo que llevaba en la espalda.

El periodista cuenta que mientras él pasaba tranquilamente, a dos metros un pasajero anciano intentaba convencer, en vano, a los agentes para que le dejasen pasar un bote de espuma de afeitar.

La situación se repite casi igual en el aeropuerto de Linate, aunque en esa ocasión le piden que muestre la hebilla de su cinturón para lo que se levanta el jersey y la camisa "casi hasta las axilas. El arma es absolutamente visible pero nadie me mira la espalda," afirma.

Pelar manzanas en el avión

El diario publica las fotografías de Lugli dentro del avión que muestra el cuchillo a la cámara y mientas se pela tranquilamente una manzana sentado en su puesto, pero "nadie me mira", e incluso se levanta para ir al baño dejando ver por encima de la cintura del pantalón el mango del arma.

Durante el vuelo de regreso, Lugli vuelve a pelarse una manzana con el cuchillo, en esa ocasión "un pasajero me mira con curiosidad, luego vuelve a bajar los ojos al periódico" que estaba leyendo, ha explicado.

Fuente: EFE

02-02-2007


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image