Encarcelada una empleada de un McDonalds tras servir una hamburguesa muy salada a un policía


Washington.- 

Los riesgos de una dieta muy rica en sal han quedado claros para Kendra Bull, una joven estadounidense empleada de un McDonalds que acabó durmiendo en el calabozo después de haber servido a un policía una hamburguesa demasiado salada.

La empleada, de 20 años, reconoció que accidentalmente puso demasiada sal en la hamburguesa que estaba preparando en el restaurante, situado en la localidad de Union City, en Georgia (EEUU), según han informado varios medios locales.

Fianza de 1.000 dólares

Consciente del problema, la empleada consultó al encargado si preparaba otra hamburguesa, pero el responsable del local optó por sacudir la sal y entregar el plato, como si nada. La mala suerte hizo que el cliente al que iba dirigido fuera un oficial de policía, Wendell Adams, quien, encolerizado, se quejó del sabor excesivamente salado.

"Se puso a montar una escena en el local, y a mí me dio risa. Y él me dijo: '¿crees que es divertido?'. Y creo que me detuvo porque creyó que yo pensaba que era gracioso", declaró la empleada a la cadena de televisión local WNEG.

Kendra Bull fue acusada de conducta temeraria, y puesta en libertad al día siguiente, tras pasar la noche en el calabozo y pagar una fianza de 1.000 dólares.

Fuente: EFE

11-09-2007


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image