Un asesino chino liberado tras la "resurrección" de su esposa


Pekín.- 

Un chino encarcelado y azotado por el asesinato de su esposa ha sido puesto en libertad el miércoles al conocerse que su esposa no sólo estaba viva sino que además tenía otro marido, según dijeron medios nacionales, revelando las brutales arbitrariedades del sistema legal chino.

La esposa de She Xianglin, Zhang Zaiyu, desapareció tras un disputa doméstica en 1994, y cuando se encontró el cuerpo de una mujer en un embalse, el hombre fue detenido como sospechoso del asesinato de su esposa, dijo el China Daily.

El cuerpo estaba tan descompuesto que no pudo ser identificado, pero un juzgado local lo declaró culpable del asesinato y le sentenció a pena de muerte.

Después, un tribunal provincial cambió la sentencia a 15 años de prisión. She, de 39 años, fue coaccionado para confesar el asesinato de la mujer y fue maltratado en la prisión, según el China Daily.

Los grupos de Derechos Humanos dicen que la tortura está muy extendida entre la policía china y que los sospechosos son detenidos durante largos periodos sin ser sometidos a juicio. Pero es extraño que una víctima, o los medios nacionales, hagan públicas las brutalidades policiales.

Xianglin dijo a Beijing News que durante su primer arresto, la policía le llevó a una casa apartada y le interrogó durante 11 días. Solamente le daban dos platos de arroz diarios, apenas agua, le impedían dormir y lo amenazaban de muerte.

"Un policía me puso la pistola en la cabeza y me dijo, "Créeme, podría dispararte ahora"", dijo desde la cama del hospital de la prisión, donde le realizaron pruebas psicológicas antes de ser puesto en libertad.

El chino dijo no recordar haber realizado ninguna confesión, sin embargo, el tribunal falló en su caso diciendo que lo había confesado.

Las fotografías publicadas en el China Daily desde que se sabe que iba a ser puesto en libertad, muestran que ha sido brutalmente maltratado en la prisión, y que tiene las piernas y los dedos rotos.

Zhang apareció el pasado marzo en el este la provincia de Shandong, adonde había ido en 1994 y posteriormente se había casado con un hombre de allí, según el China Daily.

Él quiere ser compensado por estos años en prisión - once en total - y que se haga justicia.

"Quiero que los responsables envueltos en mi condena sean castigados", dijo.




Fuente: Reuters

13-04-2005


Las opiniones de esta notícia estan cerradas.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image