Feve gastó 18 millones en trenes que no pueden circular cuando Blanco era ministro


Madrid.- 

Fomento no sabe qué hacer con cuatro trenes adquiridos en la etapa de José Blanco. Feve se gastó 18,5 millones en unos convoyes que no pueden circular por nuestra red ferroviaria. La Abogacía del Estado advierte que la adjudicación, ordenada por los ex máximos directivos de Feve Ángel Villalba y Juan Díez, íntimos de Zapatero, fue a dedoe «ilegal».

Así pues, el Ministerio de Fomento se gastó 18,5 millones de euros en cuatro trenes que en la práctica resultan inservibles. El Departamento que dirigía el socialista José Blanco, a través de la empresa Feve (Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha), que dirigían Ángel Villalba y Juan Díez, compró los cuatro vehículos en abril de 2011 y lo hizo, además, saltándose por completo el procedimiento de contratación.

En este sentido, la Abogacía y la Intervención General del Estado han emitido ya sendos informes en los que concluyen que la adjudicación albergó «gravísimas irregularidades» al aprobarse la compra a dedo, sin que mediara concurso público alguno y «prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legal establecido».

En estos momentos, los vehículos -cuatro unidades de tren-tram bitensión- se encuentran a punto de ser terminados de fabricar y el Ministerio de Fomento negocia ya su venta a otros países donde sí puedan circular.

La adquisición de estos cuatro trenes se enmarca en un encargo de un total de 12 vehículos, que ascendió a 53 millones de euros y que fue otorgado a la empresa Vossloh incumpliendo «las normas de transparencia» que exige la ley. No en vano, se convocó inicialmente un concurso que se declaró desierto y se acabaron otorgando los contratos sin que mediara licitación pública alguna.

Con este procedimiento irregular, la compañía pública Feve, comandada por Villalba y Díez, amigos personales del ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, adquirió el 5 de abril de 2011 las cuatro unidades de «Tren-tram eléctrico bitensión» por un importe de 18.540.540 euros.

Esta operación fue concebida con vistas a un hipotético proyecto ferroviario en la zona metropolitana de Avilés que jamás vio la luz ni los actuales responsables del Ministerio de Fomento tienen intención de desarrollar.

El problema radica técnicamente en que este tipo de vehículos sólo puede emplearse en tramos en los que puedan circular indistintamente como tren normal en una vía electrificada de 1.500 vatios o como tranvía urbano con una toma eléctrica de 750. Y tal y como han concluido ya los técnicos de Feve en los informes que han elevado a la Intervención General del Estado, «fuera del citado proyecto de Avilés, estos trenes eléctricos bitensión no tienen otras posibilidades de utilización ni en la red de Feve ni en otros ferrocarriles en España». Por ello, Fomento está intentando buscar compradores a los convoyes, que, tal y como ha informado el fabricante, se encuentran «al 70%» en su proceso de fabricación.

Tras comprobar la incompatibilidad de los vehículos, el nuevo equipo directivo de Feve ha estudiado la «paralización, nulidad o rescisión del contrato». Sin embargo, tras analizar el caso, los técnicos han concluido que a Fomento no le queda más remedio que abonar íntegro su importe.

Los informes jurídicos internos advierten de que, en el caso de anular la operación, «Feve queda jurídicamente obligada a resarcir a Vossloh de todos los costes en los que efectivamente haya incurrido con ocasión de la ejecución del contrato». «Ello, con independencia de las irregularidades del proceso de contratación».

Fuente: El Mundo

Eduardo Inda | Esteban Urreiztieta , 

26-07-2012


Las opiniones de esta notícia estan cerradas al tener más de un año de antigüedad.

Lee nuestros
titulares a través
de RSS

image image

¿Recibe nuestros
titulares por
e-mail?. ¡Click!

Fundado el 1998

II época

image